jueves, 15 de abril de 2010

Poder y visión del éxito intelectual y emocional



Inteligencia
(del latín intellegentĭa) es la capacidad de entender, asimilar, elaborar información y utilizarla adecuadamente. Es la capacidad de procesar información y está íntimamente ligada a otras funciones mentales como la percepción, o capacidad de recibir dicha información, y la memoria, o capacidad de almacenarla.

Emoción

son predisposiciones para la acción, todos nos comportamos desde una emoción, siempre estamos en un estado emocional. Las emociones van orientando lo que hago y cómo lo hago, con qué actitud, con qué ganas, nivel de compromiso y entusiasmo. Por esto su importancia, poder liderar en que estado emocional es el mas acorde para lo que estamos haciendo y para cada situación de la vida profesional, para poder ser mas efectivo y lograr el éxito profesional.
Definir qué es la inteligencia es siempre objeto de polémica; las definiciones de inteligencia pueden clasificarse en varios grupos: las psicológicas, mostrando la inteligencia como la capacidad cognitiva, de aprendizaje, y relación; las biológicas, que consideran la capacidad de adaptación a nuevas situaciones; las operativas, etc.

Inteligencia Emocional

se trata de conectar las emociones con uno mismo; saber qué es lo que siento, poder verme a mí y ver a los demás de forma positiva y objetiva. La Inteligencia Emocional es la capacidad de interactuar con el mundo de forma receptiva y adecuada.

Al hablar de Inteligencia Emocional podríamos desarrollar personalmente un ejercicio de reafirmación y re – dirección de visión, misión y valores personales, familiares, profesionales y ciudadanos, a través de preguntas activas, simulaciones y visualizaciones de las cosas que influyen filosóficamente en nuestra vida, sueños y principios sobre las cuales basamos nuestro actuar.

Recordando que ante todo somos seres humanos, que tenemos necesidades y metas, las aceptemos, o no racionalmente. Una de las necesidades principales es el vació personal de emociones, sentimiento y caricias que deben ser llenados, ya que esto determina y organiza todos los procesos mentales y comportamiento total direccionado con motivación al logro.

Últimamente se les ha dado a los factores emocionales la importancia debida en el tiempo y espacio incluyéndolos en el optimo desempeño de las actividades profesionales, donde las personas como individuos, como gerentes y como líder donde cada uno de ellos tienen sus diferencias en muchos aspectos y áreas, pero que como ser humano esta dentro de los principios de la inteligencia emocional.

Al vivir hoy en la era del conocimiento, éste es fundamental, como la experiencia, el perfeccionamiento y el estudio académico, dan herramientas para un ejercicio de la profesión exitoso, pero también es muy importante qué hace cada profesional con todo lo que sabe, como se relaciona con sus equipos de trabajo, como comunica los objetivos, las tareas, como entusiasma, como motiva a su gente, como así también convence, persuade y media en los conflictos con otros para alcanzar los resultados de la organización.
Dice Daniel Goleman en su obra la Inteligencia Emocional en la Empresa: Las reglas del trabajo están cambiando. Ahora se juzga según normas nuevas: ya no importa solo la sagacidad, la preparación y la experiencia, sino como nos manejamos con nosotros mismos y con los demás. Esta norma se aplica cada vez para decidir quien será contratado y quien no, a quien se retiene y a quien se deja ir, a quien se asciende y a quien se pasa por alto.
Estas reglas guardan poca relación con lo que la escuela marcaba como importante para estos patrones, la preparación académica tiene poca relevancia. La nueva medida da por sentado que tenemos suficiente capacidad intelectual y preparación técnica para desempeñarnos en el empleo, en cambio, se concentra en ciertas cualidades personales como la iniciativa, la empatía, la adaptabilidad y la persuasión. La efectividad de cualquier equipo y emprendimiento depende más de la manera en que se relacionan las personas, que de los talentos individuales.
Lo que es importante es que, a diferencia del Cociente de Inteligencia, (C.I.), la Inteligencia Emocional se puede desarrollar mediante talleres, entrenamiento y de capacitación. Lo que se quiere expresar es que las emociones se pueden re-educar. Se trata de aprender a vincularnos mejor con nuestras emociones y a reconocer las emociones de los demás, para poder ser mas efectivo en el desarrollo de nuestras actividades como profesionales, teniendo las actitudes, comportamientos adecuados para cada situación.

Características básicas y propias de la persona emocionalmente inteligente:

• Poseer suficiente grado de autoestima
• Ser personas positivas
• Saber dar y recibir
• Empatía (entender los sentimientos de los otros)
• Reconocer los propios sentimientos
• Ser capaz de expresar los sentimientos positivos como los negativos
• Ser capaz también de controlar estos sentimientos
• Motivación, ilusión, interés
• Tener valores alternativos
• Superación de las dificultades y de lasfrustraciones
• Encontrar equilibrio entre exigencia y tolerancia.

Lo más importante en el emprendimiento es el emprendedor, con su: actitud, ganas, la iniciativa, cómo supera los inconvenientes, cómo aprovecha las oportunidades, cómo se vincula con los demás, como entusiasma a los demás, etc.

CONCLUSIONES

Unas de las características del aprendizaje es el desarrollo de la Inteligencia Emocional que involucra los dos elementos: inteligencia como la capacidad de utilizar y coordinar las informaciones adquiridas adecuadamente, y la emoción como el estado actitudinal eficiente controladas, estos elementos en conjunto crean lo que hoy en día se conoce como la Inteligencia emocional, que se define como el aprendizaje que desarrolla nuestra capacidad de relacionarnos con nuestro entorno social y aprender de este, de manera profesional y racional haciéndonos mas competentes y capaces en la vida.

Amelia Perez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada